“El Aguacate”: Nuestro hogar y medio de trasnsporte.

El Aguacate

El Aguacate nuestro Landcruiser FJ75

Verde “Aguacate” es el color de nuestro Landcruiser. un FJ75 del Año 2000, de los ya un poco más “modernos” puesto que tienen el motor a gasolina de 4.5 litros e inyección electrónica de combustible. Su propietario anterior, nuestro gran amigo Olinto Dugarte, hizo un excelente trabajo de restauración tanto mecánica como de latonería, lo que nos hace tener mucha confianza en nuestro ya “quinceañero” Aguacate.

Nuestra idea inicial era restaurar y adaptar un Landcruiser FJ60 del año 1984, un todo terreno conocido en Venezuela como “La Samuray” una de esas fue mi primer carro (Fabricio), con lo que por algo de nostalgia y al ser de mecánica más sencilla, pensé que en el camino me resultaría más manejable a la hora de hacer reparaciones. Buscamos durante un tiempo un modelo que nos gustase, pero sin exito por dos razones sencillas, al ser un carro “leyenda” de los cuales normalmente sus dueños están un poco “enamorados” había muy pocos disponibles para la venta y si encontrabamos alguna normalmente el precio era excesivo.

Así que nos dejamos de historias y decidimos dejar de lado, sobre todo mis, (Fabricio) recelos sobre lo bien que se encontraba el carro para someterlo a un viaje tan duro como este e iniciamos el proceso de adaptación.

Y es que los modelos básicos del Landcruiser desde el FJ45 o BJ45 de los 70 hasta los modernos FJ75 y 76 conocidos como “troopy” en inglés o “chassis largo” en Venezuela, son unas verdaderas “cavernas” El espacio que ofrecen es increible y son muchas las reformas que se pueden hacer dentro de ellos para sentirte modestamente como en casa, a la vez que puedes llegar a sitios muy remotos.

En Venezuela, son comunmente utilizados en el trasnporte público de pasajeros a lugares muy alejados en las zonas rurales con carreteras accidentadas, por lo que su configuración más habitual en la parte trasera es la de cuatro asientos dispuestos como dos “banquetas” paralelas en las cuales se pueden sentar hasta 10 pasajeros uno frente al otro con vistas hacia los laterales. El primer paso para nuestro proceso de adaptación fue despojarlo de dichos asientos y con ayuda de los millones de “brico turoriales” de internet y nuestra imaginación, lograr la configuración que más nos resutlase conveniente dentro de nuestra limitada experiencia en lo que es viajar, vivir y, eventuelmente trabajar en un carro.

¿Porque viajar en un landcruiser? lo sabemos, son duros e incómodos y en el caso de nuestro modelo de motor 4.5, consumen un monton de gasolina. Pero creemos que está demás decir que compensan en robustez y fiabilidad, es probablemente el todo terreno más básico pero a su vez más confiale. Nunca he tenido otro vehículo que no fuese un Landcruiser, así que es el que mejor conozco y sencillamente el que tenemos a la mano.

Anuncios

3 comentarios en ““El Aguacate”: Nuestro hogar y medio de trasnsporte.

  1. Tuve la dicha de conocerlo en la ciudad de Neiva (Huila-Colombia) y echarle una mirada al interior y en verdad hicieron un buen trabajo. Felicitaciones…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s