Manta y nuestro intento de ampliar nuestra permanencia en el país

San Lorenzo, Manabí

San Lorenzo, Manabí

Saliendo de Canoa para Manta sin tan siquiera catar el oleaje de Canoa. Pero queríamos saber más pronto que tarde con cuánto tiempo contábamos de visa, para ver con cuanto relax nos tomábamos las paradas del camino.

Tras un rato de carretera llegamos a Manta. Un lugar ya bastante grande. Preguntamos en una comisaría por Migración y como no sabían bien como darnos las explicaciones nos dieron la cola hasta el mismo edificio.

Un edificio muy nuevo y con poco público por lo que pudimos hacer la consulta rápidamente. Resultado: a Fabricio, como venezolano, le renuevan otros 90 días de turista, en Guayaquil o Quito, sin costo alguno y por ende al carro, que está a su nombre. Pero no a su mujer, vease yo. Quizá porque no estoy a su nombre, quizá porque no soy un carro. Seguramente en los tiempos en los que las mujeres no eran quién sin sus esposos esto no hubiera sido así. Pero sinceramente, todos nos alegramos del desarrollo e igualdad hacia la que se camina. A mí como española (al igual que la mayoría de otras nacionalidades, incluyendo los argentinos, eso lo comentó porque me sorprendió) me toca pedir una visa por 180 días. No es complicado, no es difícil. Es caro. Quieres quedarte a vivir en un país socialista? Tienes plata? Entonces adelante. Compra tu visa de 180 días por tan sólo 240 dólares. (Yo pensaba que estas barbaridades eran solo propias del PP en mí país, pero por lo visto no…) Para el que se esté preguntando porque no salir y sellar la salida y una nueva entrada, informar que en Ecuador sólo tienes derecho a 90 días al año (prorrogables con diferentes opciones como la que acabo de informar).

Ecuador nos ha gustado mucho, pero no es el momento de hacer ese pago, además que de esos 180 días que me dieran sólo usaríamos 30 aproximadamente, y el resto los perdería, perdiendo además la oportunidad de poder regresar con esa misma visa antes de un año. Y como la vida da muchas vueltas… mejor no cerrarse puertas. Y por este mismo motivo creo que no me quedaré ilegal. Esa es o era otra opción. Fabricio y el carro legales y yo de ilegal, no hay multa, la penalidad es que no puedes regresar antes de un año, vamos que lo mismo que si sales de legal. De hecho hay mucha gente ilegal aquí, pero claro… qué pasa si te para la policía de migración (que ya nos han parado…) no se si yo valgo para andar de ilegal por la vida… creo que se me vería a la legua… y los nervios que pasaría… aunque al final son experiencias que hay que vivir alguna vez en la vida. Si hubiera riesgo de que me deportaran a España, no sería mala idea, un billete menos que pagaríamos… pero te deportan a la frontera por la que entraste, en nuestro caso, Colombia. Demasiados moralismos para andar de ilegal por la vida. Al menos eso pensamos hoy. Ya veremos mañana.

Así que salimos de Manta pensando en que nos quedaba un mes por delante, y luego ya se vería qué hacíamos.

Montecristi, un pueblo famoso por hacer sombreros de palma toquilla, o sombrero Panamá, se encuentra al lado de Manta, y nos acercamos esperando encontrar algo a buen precio.  Todo nuestro gozo en un pozo… o sabes encontrar el sitio adecuado generalmente escondido, o te vas de rositas, como nosotros, porque los precios no son precisamente bajos.

De Montecristi a San Lorenzo, donde llegamos justo para ver el atardecer, impresionante, como no. Hasta ahora los atardeceres de Ecuador están siendo de los más bellos que hemos visto. Justo escribo esto sentada en frente a un faro viendo otro atardecer increíble en Puerto Engabao. De hecho ahora mismo tengo un cielo encima mio muy oportuno y propio para agarrar un trozo de esta tierra seca y ponerme a decir “pongo a Dios por testigo que nunca más volveré a pasar hambre” al estilo más puro de Scarlett O’ Hara en Lo que el viento se llevó (película que habrá visto infinidad de veces).

2015-04-24 18.09.09

Atardecer en Puerto Engabao mientras redacto el post

 

2015-04-24 18.16.08

Atardecer en Puerto Engabao mientras redacto el post

 

Volviendo al recorrido… en San Lorenzo se disputaba ese fin de semana un campeonato de surf y los monstruos, que allá llamaban olas, parecían que se iban a tragar la playa. Dudamos en si quedarnos y ver cómo se daban las ventas con el campeonato o darle de corrido hasta Ayampe. AYAMPE… tanto nos habían hablado de este pueblo, tanto era el feeling que teníamos y tantas las expectativas que decidimos darle de corrido.

Llegamos en la noche, al famoso Ayampe. Y para saber qué encontramos habrá que esperar al siguiente post!

Anuncios

Un comentario en “Manta y nuestro intento de ampliar nuestra permanencia en el país

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s