PUERTO ENGABAO, PARAISOS DEL ECUADOR

1.Puerto Engabao (27)

Saliendo de Montañita para la costa sur sin tener nada claro donde nos pararíamos terminamos llegando a Puerto Engabao, gracias a una buena sugerencia de la pareja de suizos de los que fuimos vecinos unos días en Mompiche.

La acogida no pudo ser mejor. Llegamos al pueblo donde muere la carretera, pareciera aquello un pueblo fantasma entrada la noche, momento en el que estábamos llegando. Cuando de pronto, al bajar la cuesta que lleva al mar, aparecen decenas y decenas de pescadores y comerciantes de pescado, en un ir y venir de cajas llenas de pequeños peces. Y es que la actividad pesquera de este pueblo es muy fuerte, y una de las horas de llegada de los pescadores es sobre las 8 de la tarde, por lo que hasta más o menos las 10, la actividad en el puertito es extrema.

Ya nada más llegar un señor que se hace llamar el chino, nos da la bienvenida y nos informa que podemos quedarnos tranquilos en alguna de las cabañas que hay más adelante a pie de playa puesto que la mayoría están cerradas ahora en temporada baja. Vamos para allá, dejamos el coche estacionado y de nuevo volvemos al ajetreo del puerto. Allí el chino nos presenta a Ricky y Ángela, con quienes de una vez nos sentamos a tomar una cerveza y entablamos rápido buenas migas.

Ricky, venezolano que lleva media vida en Ecuador, regenta uno de los primeros hostales que se abrieron en Montañita, cuando Montañita era otra cosa. Ambos increíblemente simpáticos y atentos, nos invitaron a parquearnos en el terrenito donde están construyendo su pequeña casa, frente al mar. Y allí hemos pasado más de una semana.

Puerto Engabao es un pueblo muy lindo. Tiene una punta de la que sale una ola derecha prácticamente todos los días del año, una ola muy linda y suaves, ideal para aprender y para los que saben. Encima de la punta, un farito blanco y rojo que da un toque romántico al sol cuando al atardecer decide regresar a casa tras dicho faro. Una calle principal con modestos alojamientos y pequeñas tiendecitas, varias casas regadas en construcción o casi terminadas frente al mar, como la de Ricky, y sobre todo una gente espléndida, abierta, amable y cálida.

Es un buen sitio muy cerca de Playas, y por tanto también de Guayaquil. Los días nos dieron para practicar un poco el tema del surf, vender arepas en la zona pesquera, compartir con Ricky y Ángela, descansar, desconectar, relajarnos, disfrutar del lugar, trabajar un poquito con el ordenador, vamos lo que nosotros entendemos como la buena vida.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Visitamos El Pelao, de camino a Playas, un lugar bien solitario al menos cuando nosotros fuimos, con un toque paraguanero que fue lugar de una buena comida a pie de playa con vino incluido.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El viernes 1 de mayo, hubo un concierto de varios grupos, reivindicando un Puerto Engabao libre. Pareciera ser que Fabricio Correa, hermano del presidente, aparece por allá reclamando más de 300 hectáreas que afirma son suyas tras una compra que realizó como supuestamente unos papeles demuestran. La comuna de Engabao desconfía de lo que pueda llegar y reclaman que esas tierras ancestrales pertenecen a la comuna desde que así lo reconoció el Ministerio de Agricultura. Pero debe ser fuerte el proyecto turístico que tiene Fabricio Correa pensado para Puerto Engabao, porque la presión es fuerte y aun no se ha resuelto el asunto.

Después de ver ese lugar y su potencial sentimos tremenda pena por pensar que puede terminar convirtiéndose en una especie de resort que tan poco me gustan, para unos pocos, y bajo el domino de uno solo, cuando lo que le toca a ese bello pueblo de linda gente es sacarlo adelante y explotarlo ellos mismos.

Nosotros en el concierto fuimos los únicos vendedores por lo que sobra decir que nos fue re-bien! Preparamos en directo varios rellenos conforme se iban acabando los anteriores. La gente una vez más contenta con nuestras arepas!

Para ese día y el resto del fin de semana  daban un swell bien fuerte, las olas en Puerto Engabao pasaron a ser para “profesionales” así que nosotros nos fuimos a Playas donde son más suaves.

Resultó ser verdad que Playas tiene 9 maravillosas puntas, y el fin de semana hubo un oleaje perfecto para nosotros por lo que disfrutamos de lo lindo en nuestro continúo aprendizaje.

Vendimos arepas en Playas, pero los detalles se quedan para un post en la sección de Arepistán.

Anuncios

2 comentarios en “PUERTO ENGABAO, PARAISOS DEL ECUADOR

  1. Aja asi que los abusos estan al orden del dia en otras latitudes, no solo en Venezuela
    Comenten algo de la venta de las arepas, gustan?
    Y el surf? aprendieron?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s