TURISTAS, VIAJEROS, TROTAMUNDOS Y TOCAHUEVOS

Cuando uno va viajando se encuentra con todo un mundo nuevo. El del lugar, el entorno y sus gentes, sus costumbres y sus rutinas. Y eso es hermoso. Pero no solo se encuentra uno con el lugar que visita, sino también con otros, como uno mismo, que se encuentran de visitantes, vacaciones, estancias largas o de paso. Esto también es hermoso.

Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, tropieza por el camino con gente linda y con gente no tan linda. Y es aquí donde uno  se da cuenta, cuan importante  es cómo viaja uno, en la huella que queda en el entorno visitado.

Encuentrase uno con viajeros sin rumbo, sin planes, solo con su mochila. Viajeros con todo controlado, pensado y preparado. Con quienes trabajan por el camino. Con quienes hacen de viajar su modo de vida. Alegres, exigentes, solitarios, bebedores, sociables, interesados, y un millón más de adjetivos que pueden definir todo aquello que puedas encontrar por el camino.

Dentro del formato de viajar largo tiempo, unos venden artesanía, otros buscan intercambiar trabajo por alojamiento y comida, otros ahorran antes de salir, otros nacieron en buenas casas y no necesitan ninguna alternativa anterior, hay quién vende comida como nosotros, y quién trabaja por internet, también como nosotros, en diferentes ámbitos, claro está.

De todos los anteriores se aprenden cosas, y puedes encontrarte con gente muy diferente con la que encajes muy bien.

Y entonces, llegan LOS ESTRELLAS. Además de todas las alternativas anteriores, tienes lo que yo llamo los estrellas, pedigüeños, llorones, o un montón de palabras sucias y feas que se me ocurren para insultarlos, pero que no haré por este medio por respeto a los lectores. Pero es que ese el único tipo de persona con la que me puedo encontrar de camino que me saca la piedra o que me pone enferma de una vez.

Y esa  gente es la que te quiere vender algo y cuando le dices que no te interesa te intentan dar pena diciendo que es su desayuno, o aquellos que asumen que tu por lo que sea, porque viajas en carro, porque vendes comida, porque somos una pareja estupenda o por lo que sea, tienes que tener más dinero y te corresponde darle de comer a él, quién no quiere más que vivir al día, quién menosprecia a quienes somos un poco más previsores, más dignos, y quién no come porque prefiere gastárselo en cerveza con los panas. Son aquellos que asumen que pueden chuparte hasta la sangre, que pueden ser unos huevones, porque luego vas a estar tu ahí para ayudarles. Que es el deber ser. Yo no trabajo, yo no hago ni el huevo pero tu dame algo para que siga viajando, para que cene más porque tengo más hambre, o para lo que sea.

Y No. Simplemente no. Creo que cada uno tiene que elegir cómo quiere vivir su vida y ser consecuente. Y por supuesto que cuando uno se ve en una situación de necesidad hay que ayudarlo. Que nadie mal interprete mis palabras. Pero es que estas personas no están en situación de necesidad. La mayoría de  clases medias o acomodadas deciden salir a viajar y ganarse la vida, lo que está muy bien pensado. Pero uno entonces tiene que trabajar, de la manera que sea, y saber en qué puede, debe o quiere gastarse el dinero.

Yo si un día sólo tengo tres dólares y quiero beberme unas cervezas pues se que ese día no cenaré. Si luego surge una ocasión en la que comparten contigo, chévere, pero nunca iré a llorarle a nadie ni a pedirle un bocado intentando darle pena. Nosotros ahora andamos de viaje largo y evidentemente hay un montón de gastos que en un viaje corto tendrías pero que en uno largo no tienes. Pero somos conscientes de lo que podemos y no podemos hacer. Pero no voy a ir a llorarle a nadie para que me de aquello que yo decido no permitirme en pro de permitirme otras cosas.

Yo no se si me estoy explicando pero me enervo solo de escribirlo, porque ya nos hemos topado con alguno así en especial dos. Uno al que no conocíamos de nada, con el que fui cortés, y al que terminé 3 minutos después diciéndole con un tono duro al más puro estilo español que me estaba hinchando lo ….. y que se había acabado la conversación. El otro con el que de alguna manera tuvimos que convivir más, aún me tenía que escuchar como hablaba mal de aquellas personas que les da miedo vivir al día (ganar lo justo para dormir y comer ese día, de forma que si al día siguiente no vendes, no tienes ni un dólar) y nosotros somos así, al igual que otro montón de gente, y francamente lejos de pensar que soy menos que él, pienso que hacemos las cosas como sentimos que hay que hacerlas. Y es que a mí para empezar me da pena andar pidiéndole nada a nadie, soy muy independiente, y Fabricio también, por lo que no concebimos ese tipo de mendicidad que no viene apoyada en una necesidad real, sino en el pensamiento de creer que es el deber de los demás.

Y dejaremos aquí ya el tema hasta otro día que me vuelva a cruzar con otro!

Cómo ser la Miss de tu Landcruiser y no morir en el intento

COMO SEGUIR SIENDO GUAPA EN UN MOTORHOME / TIPS DE BELLEZA PARA VIAJERAS / LA BELLEZA Y LOS CUIDADOS PERSONALES EN UN LARGO VIAJE ….

No tenía claro cuál podría ser el mejor título a este post que hace referencia a un pensamiento que arranca en mi cabeza en un momento en el que, con todos los músculos en tensión, me someto a una ducha casi helada, cuando la temperatura externa no supera los 20 grados: siempre han dicho que ducharse con agua fría es buenísimo para la piel y para estar guapa.

Y entonces he caído en la cuenta: viajar en modo overland, o modo caracol que digo yo porque vamos con una especie de casa a cuestas… ayuda a poner en práctica todos esos consejos de belleza, que alguna vez hemos leído en revistas como la Super Pop con 14 años (yo me quedé en esa) o como Telva, Woman etc, con los 30 pasados, Nos ayudan pues, como decía, a poner en práctica todos esos consejos, que habitualmente no hacemos por diferentes motivos: falta de tiempo, pereza, cobardía etc. Sobre todo yo, que, ya sabéis que siempre tengo algo mejor que hacer que tener las cejas o las uñas impecables.

Cuáles son esos tips tan fáciles de cumplir de viaje:

  • ducharse con agua fría (bien fría, la de Coro no sirve) Siempre que leía esto pensaba, si bueno en verano aún, pero en invierno se va a duchar con agua fría Rita la cantadora. Y me ha tocado alguna vez… todas esas nocheviejas que me quedaba sola en Uncastillo y el calentador se ponía de huelga conmigo. Recuerdo un año en especial que pasaron no se cuantos amigos a intentar encenderlo y nada, concluyendo todos que se habría estropeado para llegar después mi padre, prenderlo a la primera como si nada, desmontando todas nuestras teorías. Pues en Colombia, ser guapa cuesta poco, porque lo que cuesta es encontrar sitios con agua caliente.
  • Práctica deporte y suda: sitio al que llegamos, sitio que nos instalamos en la casa caracol, y sitio que recorremos en bici. Bien, si cuando estuvimos en Cuba montando bici pensé que Cuba no era tan plana como decían… ahora pagaría por volver a la isla!! Hasta ahora todos los sitios son subir y bajar, bajar y subir… y no se como hacemos pero siempre buscamos de alojarnos en el punto más alto de la zona, para que de vuelta a casa, haya una buena loma que subir… Y con la humedad y el calor en algunas zonas, la sudada, que tantas toxinas libera, está más que asegurada.
  • No comas chocolates ni…. Una larga lista que suele ser además lista de los productos más costosos, y cuando uno viaja tiempo, viaja de ratica, así que todas esas cosas se convierten en caprichos puntuales.

Seguro que hay más cosas… pero en todo caso lo dejo para otro post.

Pero… un momento! Antes de que alguien le deje una nota al marido o familia: cariño, me voy de viaje, vuelvo en 5 meses, es para estar más guapa… aclaremos que no voy a volver más bonita de lo que me fui! Y que difícilmente hay quién lo consiga (tras tanto viaje y trajín).

Hay que contrarrestar la obligatoriedad de aplicar ciertos consejos de belleza previamente ignorados, con el dejar de cumplir otros que sí hacías con cierta frecuencia: peluquería…. Yo ya voy camino de cumplir 9 meses sin verla, y si puedo aguantaré hasta ver a Lucía! Depilarse… no es tan fácil, el método que usas no siempre lo encuentras en otros países, y viajando y con duchas de agua fría, te las puedes llegar a ver y desear… las cejas… si, pero, nuestra media, es vernos en un espejo una vez cada tres días…, la uñas de las manos el otro día las pinté de negro, con pintura metálica a la vez que pintaba las patas de la parrilla que arreglamos en Neiva…no digo más.

Y sobra decir que uno no siempre se ducha cuándo, dónde y cómo quiere…

Y por su puesto eso de que todo se pega… Yo comeré lo mismo que las colombianas, pero a mí no me va al culo, me va a la tripa, y claro… no es lo mismo!

Menos mal que la belleza se lleva por dentro, y no hay mayor belleza que cumplir los sueños.

Drogas La Económica: Drogas baratas.

Aún estando en Colombia, el título no es lo que parece. Drogas es Farmacia. La Económica es una cadena, como sería  Farmatodo en Venezuela. Drogas baratas, es el reclamo, los medicamentos son más baratos que en otras farmacias.

Esto personalmente, me encanta de Colombia. Que sigan llamando a las cosas por su nombre. Por que la droga es droga, tanto la ilegal, como la legal, y seguramente muchas puedan tener, según su uso, unas funciones muy interesantes para el ser humano, pero no dejan de ser drogas. Y eso no hay que olvidarlo. Al igual que no hay que olvidar que quién decide si una es legal o ilegal, si darle un uso interesante para la salud o no etc., es el dinero y no la realidad.

Supermercado

En Cúcuta entramos al primer supermercado medio grandote desde que empezamos el viaje. Es decir, el primer supermercado, que pese a no tener alguna cosa de las que buscaba, estaba lleno, llenito de todo. Y no podemos negar que es un impacto emocional y cerebral pasar de la dura escasez que estábamos viviendo en Venezuela, en el que ya uno sin darse cuenta normaliza cosas in-normalizables, al consumo y capitalismo llevado a uno de sus extremos: un supermercado.

Colores y marcas para aburrir. Precios a pagar. Pasas de no comprar porque no hay a no comprar por no querer gastar mucho. Sin embargo, pienso que esta es la mejor opción. Que cada uno compre lo que quiera, pero que pueda elegir.

Antes de entrar te invade una sensación de interés con nerviosismo, como si con 10 años estás a punto de entrar en Disneyland París. Cuando entras quieres ir deprisa para verlo todo, pero a la vez con calma para igualmente, verlo todo.

Y cuando llevas 3 minutos que ocurre? Ocurre que tantos colores, tanta información, tanta cosa inútil, y ese tipo de luz, te empiezan a agobiar, para que cuando lleves 15 minutos necesites salir de ahí.

Y uno se da cuenta, que en el otro extremo al que estamos viviendo en Venezuela, tampoco se vive más feliz. Que como Aristóteles muy acertado dijo, en el punto medio está la virtud. Que haya cosas, que se pueda elegir, pero que no te acribillen con tanta estimulación cerebral. Potenciemos el consumo y la producción local.

Poder ir a comprar, comprar eligiendo. Pero ni ser víctima de sistemas políticos, ni de empresas multimillonarias que sólo piensan en llenarse los bolsillos.

Y es que la situación en Venezuela se ha tornado preocupante. Pero salir al mundo real, a veces da miedo.